Ingreso a Universidades

Ingreso a Universidades

Inicio Contacto  
Comparte esta noticia:
 
       
Publicado el: 09/05/2016
Los mejores del ENES planificaron su éxito
Los mejores del ENES planificaron su éxito

Daniel Bustamante y Grace Aigaja rozaron la perfección en el examen de educación superior. Él siempre supo que su futuro era la nanotecnología y ella descubrió su inclinación por la psicología.

Redacción Sociedad

Perfiles

Daniel Bustamante

Se formó en la Unidad Educativa particular San Luis Gonzaga, en el Valle de los Chillos.  
Es el segundo de dos hermanos, vive con su padre y madre, y gusta de la natación.  
Asistió, esporádicamente, a los cursos propedéuticos para su preparación.
Participará de un curso de nivelación que la Senescyt ofrece para quienes estudien afuera.

De toda su casa, ubicada en la Armenia, una zona de clase media en el Valle de los Chillos, su rincón preferido es el cuarto de estudio. Allí hay dos laptos, filas de libros y cuadernos.  

Entre ellos sobresale un robot rojo. Es el juguete preferido de Daniel Bustamante, de 19 años, el mejor puntuado de la última convocatoria del Examen Nacional para la Educación Superior (ENES).  

Él -cuenta su mamá, la veterinaria Sandra López- siempre tuvo “obsesión” por conservar, ordenar y saber cómo funcionan las cosas. “No arroja los objetos viejos”.   

En la primaria nunca necesitó ayuda para hacer sus tareas en la escuela y,  algunas veces, se aburría, porque a los demás había que repetirles lo que él ya sabía.

Fue así como las medallas y los diplomas en reconocimiento llenaron las chaquetas de su uniforme y los cajones de su armario. Uno de sus últimos logros fue un anillo de oro que su colegio le dio por ser el mejor egresado de su promoción.  

Daniel estuvo a 5 puntos de la calificación perfecta en el ENES.

Su padre, el chileno Sergio Bustamante, expresó que no le sorprendió, pues su hijo -al finalizar el colegio- se planteó conseguir una beca, “ya sea por parte del Estado o de una universidad privada”.  

Y empezó a buscar. Al salir del colegio (privado) se postuló para una beca en la Universidad San Francisco de Quito (USFQ). El joven fue aceptado antes de que conociera su calificación en el ENES.

Del curso propedéutico se retiró a los pocos días, pues consideró que ya sabía lo que enseñaban. A diferencia de algunos de los 238 jóvenes que forman parte de la última promoción del Grupo de Alto Rendimiento (GAR), Daniel ya sabe lo que quiere estudiar: nanotecnología.

Él, a los 13 años, encontró un libro de física (de su hermano mayor) en la biblioteca de su inmueble. Entonces nació su pasión por la tecnología, el diseño y  la manipulación de la materia: átomos o moléculas, con fines industriales o médicos. “Con mis investigaciones lograré descubrir implementos que ayudarán a mejorar la calidad de vida de la humanidad”.

Las pupilas de Daniel se dilatan ante los flashes de las cámaras que lo fotografían desde que se supo que era el mejor puntuado. Él prefiere ponerle nombre a todo lo que le rodea. El árbol de su casa se llama Pit y una de sus mascotas Vega (una estrella de la constelación). Su científico favorito es Albert Einstein y su deporte la natación.    

La duda que actualmente tiene es el país en el que estudiará: ¿Alemania o Estados Unidos? Mientras eso ocurre, para anticipar lo que se avecina, estudia alemán, en el norte de Quito. Inglés ya sabe. (I)

-------------------------

Grace Aigaja

Se graduó como bachiller en julio de 2013 en el Colegio Arturo Freire en Tababela.
Ella, al igual que otros 239 jóvenes, podrá elegir la universidad en la que estudiará.
Vive en Pifo junto con su madre, cuatro hermanas y su sobrino Gael.
La beca cubre matrícula, colegiatura, pasajes aéreos y una manutención durante su formación.

En el colegio público, cuando obtenía 7 u 8 en deberes o exámenes, se desilusionaba. Grace Aigaja, habitante de Pifo (en las afueras de Quito) ambicionaba el 10. Hoy, a sus 20 años, esa exigencia la ayudó a conseguir 990 / 1.000 en el último ENES.

Su economía ha sido un obstáculo en el camino, pero no un impedimento para ser buena estudiante. La primera ocasión que hizo el examen no consiguió el puntaje requerido para acceder a un cupo al alma máter (quería ser diseñadora gráfica).  

En cambio, en la segunda oportunidad, cuando escogió psicología, sacó 800 puntos. Logró un cupo  para la Universidad de Chimborazo (Riobamba), pero no pudo aceptarlo. Tener que vivir en otra ciudad “implicaba gastos que la familia no podía costear”. Se quedó sin estudiar en 2014.  

Se podía dar por vencida, sin embargo, pensó en que si lo intentaba una vez más mejoraría su calificación y fijó su objetivo en una beca. Mientras llegaba la fecha para rendir el último ENES, Grace tuvo que trabajar.

Su madre, Sonia Rea, habló con Lorena Rosero, propietaria de la panadería del barrio, para que la empleara. Así la joven atendió el negocio durante 10 meses, desde las 07:00 hasta las 15:00. Nunca ha esperado que su mamá -cuenta doña Rea- le dé lo que necesita. “Ella lo busca”.          

Su sueldo básico lo invirtió en un curso de inglés y en un curso propedéutico.

Allí conoció a Katherine Rivadeneira, una docente que se convirtió en su amiga y en una suerte de mentora. Ella le enseñó razonamiento verbal, comprensión de lectura y le ayudó a prepararse en un simulador que funciona con internet.

Sin embargo, tampoco contaba con red en su casa. El resto del sueldo fue para contratar un paquete de megas, con el fin de prepararse en línea.    

A Grace -cuenta su hermana Verónica- le gusta analizar las situaciones. La suya, pensó, no era del todo desfavorable. Siguió adelante. Su fuerte, desde la niñez, fueron las letras. Leía de todo. Y a eso se suma que también destacó en Matemáticas.

Estudiar psicología es su primera opción ahora que tiene la opción de escoger dónde formarse. Aunque, la economía también está en su lista. “A lo mejor mi hermana es la futura mandataria del país”, expresa Verónica.   

Su logro académico también ha tenido incidencia en su madre. A sus 52 años, Sonia se planteó terminar el bachillerato. Hace 4 años terminó la primaria, y, con el ejemplo, quiere demostrar a sus hijos que el que persevera alcanza. (I)     

       
       
       


Busca temas similares:
Búsqueda personalizada


Más noticias de Universidades:
El mejor puntuado del ENES obtuvo 995/1.000
Los pedidos de ayudas financieras en las universidades privadas se incrementan
Angie Vergara, Reina de Quito, recibe beca universitaria de 45 mil dólares
La diversidad étnica también está en las universidades
El programa Berklee Latino llegará a Quito
Capacitan a los jóvenes con discapacidad para examen de ingreso a la universidad
  
     
       
       
         
       




Quieres ingresar a la USFQ -
Universidad San Francisco de Quito
Preparación rápida y efectiva para el examen de ingreso a la USFQ