Ingreso a Universidades

Ingreso a Universidades

Inicio Contacto  
Comparte esta noticia:
 
       
Publicado el: 22/07/2013
China quiere romper su estricto control para ingresar a la universidad
Entrar a la universidad no significa tener asegurado el empleo en China: un 16,4 % de los universitarios chinos entre 21 y 25 se encuentra sin trabajo, unos 14 millones de jóvenes, según una encuesta nacional de 2011.

La selectividad en China, el llamado "gaokao", dio comienzo hoy con el objetivo de disminuir las graves desigualdades entre provincias al permitir, por primera vez, que algunos estudiantes se presenten al citado examen en regiones diferentes a las que marca su registro de residencia.

Y es que el llamado "hukou" o permiso de residencia es una de las clave de las desigualdades entre regiones de China, ya que puede determinar que un individuo no reciba educación o hasta asistencia médica en la ciudad a la que ha emigrado -él o sus padres-, si es distinta a la que marca la citada documentación, destacó Efe.

En el ámbito de la selectividad, la brecha es notable, ya que, mientras un estudiante con "hukou" de Pekín puede acceder a las mejores universidades con una nota intermedia, uno proveniente de otra provincia de China deberá sacar notas excelentes para entrar y, aún así, puede que no lo consiga.

También se puede dar el caso de que el estudiante en cuestión, tras años viviendo en una ciudad, deba volver a su lugar de origen a realizar el examen y donde se le exigirá más nota de acceso a algunos centros superiores.

De ahí que el Gobierno haya impulsado este año algunas reformas en veinte provincias chinas (de las 27 existentes) y excluyendo las cuatro municipalidades de Pekín, Tianjin, Shangai y Chongqing, donde estudiantes emigrantes han podido presentarse al "gaokao".

La cifra tan sólo representa 0,5 % del total, unos 4.500 estudiantes de los 9,12 millones que se presentan entre hoy y mañana a la selectividad en todo el país, según cifras oficiales.

A pesar de que las reformas no se hayan impulsado en principales focos urbanos como Pekín o Shangai, donde se encuentran los mejores centros universitarios, marca un cambio.

"Es relativo que el sistema sea justo, hay grandes diferencias entre lugares en los que se manejan a su vez diversos criterios", comentó una profesora de secundaria apellida Gao, quien prefirió no adelantarse al impacto que tendrán las reformas en Pekín, donde se espera que se apliquen el año que viene.

Los estudiantes afirman sentir esa discriminación frente a los "urbanos", aunque aparte del "gaokao" existan otros exámenes de universidades independientes del oficial a través de los que acceder a un centro universitario.

"Pero son igual o más difíciles", comenta una universitaria que estudió en Pekín pero proviene de la provincia de Qinghai (oeste de China) y que accedió a su universidad gracias a una de estas pruebas "alternativas".

Sea cual sea el examen, el resultado puede cambiar la vida de un chino, según destaca la profesora Gao, quien explica que estudiar en una universidad u otra marca tu futuro: "Puedes pasar a vivir en una gran ciudad en la que tienes muchas más oportunidades".

La presión es tal que en años anteriores se registraron suicidios de alumnos.

Sin embargo, pasar el examen no significa que se consiga entrar en las universidades, ya que un 20 % de los presentados -según cifras oficiales- no logrará una plaza en ellos.

De ahí que en esta época de exámenes todo se intente tener bajo control, desde cortes de calles hasta taxis reservados -y que no cobran por reserva al tratarse de esta prueba- o noches de hotel para estar más cerca de los centros donde se celebra el examen.

También el control es exagerado en cuanto a posibles "chuletas", una de las claves este año para las autoridades, que han prohibido que los alumnos lleven cualquier artilugio que haga sonar el detector de metales, incluidos sujetadores con varillas metálicas.

A pesar de que en China entrar en la universidad suponga una diferencia a la hora de encontrar trabajo, el porcentaje de alumnos que se presenta al "gaokao" está disminuyendo año tras año, debido, en parte, a opciones en el extranjero o a las cifras de jóvenes con empleo tras acabar sus estudios.

Y es que entrar a la universidad no significa tener asegurado el empleo en China: un 16,4 % de los universitarios chinos entre 21 y 25 se encuentra sin trabajo, unos 14 millones de jóvenes, según una encuesta nacional de 2011.

eluniversal.com

       
       
       


Busca temas similares:
Búsqueda personalizada


Más noticias de Universidades:
Los pedidos de ayudas financieras en las universidades privadas se incrementan
Angie Vergara, Reina de Quito, recibe beca universitaria de 45 mil dólares
La diversidad étnica también está en las universidades
El programa Berklee Latino llegará a Quito
Capacitan a los jóvenes con discapacidad para examen de ingreso a la universidad
Trabajadores descontentos en las calles de Latacunga
  
     
       
       
         
       




Quieres ingresar a la USFQ -
Universidad San Francisco de Quito
Preparación rápida y efectiva para el examen de ingreso a la USFQ